Wir haben auch eine deutschsprachige Webseite. Sollen wir die Sprache wechseln?

Ja, Bitte! Nein Danke!

    Preguntas frecuentes

    Armónica

    Si uno toca mucho la armónica, va a necesitar algo de cuidado y atención en algún momento. Seguramente su instrumento deberá limpiarse de vez en cuando o las lengüetas podrán pegarse o será necesario volver a afinarlas.

    Para ayudarlo, hemos compilado una lista de las preguntas más frecuentes sobre el mantenimiento y servicio de la armónica, además de la biblioteca en continua expansión de tutoriales de vídeos paso a paso que pueda encontrar aquí.

    En caso de que no aparezca su pregunta a continuación, no dude en dirigirse a nosotros a través del formulario de contacto.

    Como fabricante, solo producimos y vendemos modelos nuevos y no estamos al tanto de lo que sucede en el mercado de instrumentos usados. Por lo tanto, no podremos brindarle mucha información sobre estos instrumentos históricos. No obstante, puede comunicarse con el Museo Alemán de la Armónica. Hay además un gran número de foros de coleccionistas en línea que pueden ofrecerle información relevante.

    No ofrecemos un servicio de venta directa en línea. Puede comprar nuestros instrumentos en distribuidores locales de todo el mundo. Para encontrar el vendedor más cercano, use nuestro buscador de tiendas.

    Generalmente es suficiente con que golpee la armónica en la palma de su mano luego de tocarla y le quite la humedad y la limpie un poco con una tela suave. Los cuerpos extraños pueden quitarse desde las aberturas de canal con la punta de un destornillador u objeto con punta adecuado y las herramientas del kit de servicio pueden usarse para quitar objetos que bloqueen las lengüetas. El mejor modo de impedir que la saliva y las partículas de alimentos ingresen en la armónica es lavarse la boca y los dientes antes de tocar y hacerlo en posición vertical. Las armónicas con peine de plástico pueden desmontarse y lavarse suavemente con agua tibia pero es importante quitar la humedad completamente y permitir que el instrumento se seque antes de volver a tocar.

    A pesar de que es bastante fácil tocar melodías simples en una armónica HOHNER, los principiantes a menudo encuentran problemas que no son necesariamente fallas del instrumento. Es esencial aprender a tocar con la presión correcta de aire y preparar la boca y la garganta apropiadamente. Solamente podrá lograr un buen sonido con la armónica si aprende a respirar relajadamente con el diafragma.

    A menudo los músicos sienten que las notas bajas suenan desafinadas o que no suenan. Esto es, a menudo, por el nivel de técnica del músico y no es, generalmente, por un defecto en el instrumento. La razón más frecuente es que el músico ha adoptado una posición de la boca y la garganta demasiado pequeña, que entonces no funciona como cámara de resonancia para la longitud de onda de la nota en cuestión y, por lo tanto, impide que la lengüeta vibre correctamente. Si usted respira suavemente por la armónica con el diafragma en lugar de succionar, abre la posición de su mandíbula y mantiene la garganta tan abierta como sea posible, entonces descubrirá que es mucho más fácil tocar estas notas con la entonación correcta.

    En las armónicas de Richter de 10 orificios, esta nota es esencial para aspirar y soplar los acordes y posibilita los estilos típicos del blues y el folclore en estos instrumentos. En una armónica en C esta nota sería un G, que es la quinta en el acorde de soplado en C mayor y la nota de base en el acorde aspirado G7.

    Hohner no recomienda que humedezca la armónica. Sumergir el cuerpo de una armónica de madera en agua hace que suene más potente durante un tiempo corto, pero hará que el peine se hinche y puede hacer que el instrumento quede inutilizable para tocar. Las cromónicas, trémolos e instrumentos afinados en octavas no deben ser, bajo ningún punto de vista, sumergidos en agua ya que esto dañará las válvulas, los peines y puede hacer que las cubiertas se oxiden. Sumergir la armónica en líquido anula la garantía.

    Los trozos más pequeños de plástico sobre las ranuras de la lengüeta no son lengüetas en absoluto, sino válvulas que evitan la pérdida de aire y que cierran la lengüeta de aspiración cuando se toca la lengüeta de soplado y viceversa, lo que otorga un volumen más grande con menor presión de aire.

    Porque la capa tonal de la octava central simplemente se repite en cada registro a lo largo de toda la tesitura, para que todas las octavas puedan tocarse exactamente de la misma manera. La nota repetida es la base de la escala.

    Las notas pueden desafinarse levemente si se acumula mucha saliva que aplaste las lengüetas. No obstante, al igual que las cuerdas de una guitarra, una lengüeta finalmente comenzará a desgastarse, especialmente si se toca o se dobla con fuerza durante largos periodos de tiempo. Si no está más que levemente desafinada puede volverse a afinar, pero si se ha desarrollado una grieta en la lengüeta y la nota ha bajado más de un cuarto de tono en la afinación, debe ser reemplazada. Esto no constituye un defecto en la fabricación y es debido al desgaste y el uso normales.

    HOHNER recomienda que toque la armónica nueva suavemente las primeras veces que la use para acostumbrar las lengüetas a su estilo de ejecución y además para saber cómo responde el instrumento. No aconsejamos que toque tan fuerte como pueda ya que es posible que esto acorte el tiempo de vida de la lengüeta. La armónica generalmente suena mejor cuando se toca a un volumen moderado. Especialmente en días fríos, recomendamos que caliente la armónica en las manos y sople suavemente para que las lengüetas alcancen la temperatura corporal antes de tocar. Dele unos golpecitos y límpiela después de cada uso.